Empecemos con un ejercicio simple:

Cobre es cobre.  Así que si un proveedor nos ofrece un tubo de cobre a 10 pesos y otro proveedor a 15 pesos, seguramente nos iríamos por la opción más barata.