La humanidad ha utilizado el sol para calentar e iluminar sus hogares durante siglos. Las tecnologías solares aprovechan directamente la infinita energía solar. Al hacer esto, utilizan esa energía para producir calor, luz y electricidad.