Seguro que con el pasar de los años, has notado que tu recibo de luz va en aumento y que al parecer las cifras a pagar no van a parar de crecer.

Lo peor, es que en ocasiones no es culpa tuya, ya que existen aparatos electrónicos que consumen más energía de lo que deberían, incluso si no se encuentran en funcionamiento.

Mantener el equilibrio es una de las cosas más difíciles que podemos proponernos, ya sea en cuestiones como la alimentación o en la organización de nuestra agenda diaria. También aplica para nuestros hábitos de consumo de energía.

Cuando termina la temporada decembrina y comienza el nuevo año, se presentan ante nosotros un sinfín de nuevos propósitos. Más allá de las dietas y el llegar puntuales a nuestros trabajos, existe un gran reto al inicio de año que conviene tomar en cuenta.

En alguna ocasión, todos hemos recurrido a este tipo de supuestos esperando que reduzcan el costo en nuestro recibo de luz. Sin embargo, nos llevamos una gran sorpresa cuando nos damos cuenta que al final, eran sólo eso: mitos.