Seguro que con el pasar de los años, has notado que tu recibo de luz va en aumento y que al parecer las cifras a pagar no van a parar de crecer.

Lo peor, es que en ocasiones no es culpa tuya, ya que existen aparatos electrónicos que consumen más energía de lo que deberían, incluso si no se encuentran en funcionamiento.