Mantener el equilibrio es una de las cosas más difíciles que podemos proponernos, ya sea en cuestiones como la alimentación o en la organización de nuestra agenda diaria. También aplica para nuestros hábitos de consumo de energía.