El aire que respiramos día a día está conformado, principalmente, de oxígeno y nitrógeno y pequeñas porciones de vapor de agua y dióxido de carbono. Sin embargo, con el paso de los años lo que deberían ser porciones pequeñas, cada vez son más elevadas causando una mala calidad del aire.