El planeta se ve seriamente amenazado por un asesino silencioso, progresivo e invisible que poco a poco va acabando con la vida de los seres vivos y el equilibrio de los ecosistemas, lo cual supondría no sólo el inminente fin de muchos entornos naturales, muy bellos, sino de la humanidad en sí.