Estas nuevas células construidas a partir de la técnica de almacenamiento de calor de las alas negras de mariposa no solo serían más baratas y ligeras, también conseguirían guardar más energía durante el día.

En julio de 2017 Indian Railways puso en marcha sus primeros trenes dotados de paneles solares colocados en el techo de los vagones, mismos que generarán un promedio de 300 V de electricidad, que en conjunto con un sistema de baterías le proporcionará hasta 72 horas de autonomía para las horas en las que el tren opera sin luz solar, de noche o en días nublados.