El 2 de agosto de 2017 se dio a conocer que oficialmente la humanidad había terminado con todos los recursos naturales que el planeta tenía destinados para ese año. Es decir, se empezó a vivir en una deuda ecológica.