A menos de que planees vivir 2,800 millones de años**, no debes preocuparte por el riesgo de que el sol explote (de hecho, para los que gocen de detalles más técnicos, no va a ser una explosión si no más como una expansión masiva).