Cuando compramos tecnología que entendemos bien – tal vez un celular o una cámara – a veces es suficiente que el encargado de la tienda nos eche la mano escogiendo entre un modelo u otro pero por lo general logramos tomar la decisión con base en la información que tenemos a nuestro alcance y nuestra experiencia utilizando esa tecnología.