En alguna ocasión, todos hemos recurrido a este tipo de supuestos esperando que reduzcan el costo en nuestro recibo de luz. Sin embargo, nos llevamos una gran sorpresa cuando nos damos cuenta que al final, eran sólo eso: mitos.