En una era de progreso como la nuestra, con todos los avances tecnológicos que hay no resulta descabellado pensar en fuentes de energía que sean amigables con el medio ambiente, motivo por el cual se vislumbra con optimismo un futuro no muy lejano donde predominen las energías limpias.