Uno de los más constantes dolores de cabeza de muchos es la llegada del recibo de luz. Ese pequeño pedazo de papel puede hacernos saltar de alegría o deprimirnos. Todo depende de cómo nos vaya en la feria.