Aunque haya sido solo de refilón, la gran mayoría de los mexicanos vimos al Presidente Peña Nieto promulgar las leyes secundarias de la Reforma Energética la semana del 11 de agosto de 2014.  Sin embargo, muchos de los espectadores siguen sin entender si es razón de celebración o de enojo.