Desde el inicio de la reforma energética, el gobierno mexicano ha impulsado a nuestro país hacia el desarrollo, expansión y diversificación de las fuentes generadoras de energías, siendo quizás la más beneficiada la energía solar fotovoltaica.