Se prevé que 2018 sea el año en que este par de países latinoamericanos, además de China y Corea del Sur, dupliquen su capacidad de generación de energías limpias.