La energía solar en México se está volviendo cada vez más competitiva frente a las fuentes tradicionales de energía como la que provee CFE, debido a la alta demanda de los consumidores particulares y empresas.