En enero de 2018 se empezará a implementar un nuevo sistema de cobro en las tarifas eléctricas en México, este nuevo sistema estará basado en los costos de producción y distribución del servicio.