El próximo lunes 21 de agosto de 2017, la Luna se alineará directamente entre el Sol y la Tierra, lo que causará un eclipse solar total que recorrerá Estados Unidos de costa a costa.