La energía solar, aparte de ser una excelente inversión a mediano y largo plazo y sobre todo, disminuir el consumo de combustibles fósiles en México y en el mundo, también ofrece grandes beneficios fiscales para personas físicas y morales que adquieren maquinaria para su generación.