Se estima que durante 2016 la capacidad instalada para generar energías limpias en México creció en 10%, llegando a 21,179 MW, lo cual representa 28.81% de la capacidad total nacional.