Lejos de robarnos el oxígeno como se creía antiguamente, las plantas ayudan a purificar el aire que respiramos en casa. Además de ayudarnos para decorar el hogar, ayudan fuertemente a descontaminar el ambiente.