La tarifa doméstica de alto consumo (Tarifa DAC) ha llegado a su máximo histórico desde 2006, lo que para algunos ha sido considerado una injusticia al compararse con usuarios de tarifa básica o subsidiada.